jueves, 11 de marzo de 2010

Ningún compromiso en la batalla


Hoy en día y mas personas intentan dejar de fumar . ¿Pero que pasaría si ellos están cerca de los fumadores? Ellos podrían fumar otra vez diciendo "solo una fumada mas" nuestra vida de fe es similar.
Por ejemplo, si usted quiere dejar de hablar mal de otros no solo tiene que guardar sus labios, sino que tampoco debe escuchar cosas malas sobre los demás. De lo contrario se encontrara eventualmente haciéndolo, tales malos hábitos se hacen mas difíciles de dejar ya que es como comprometerse con los enemigos en una batalla. Para tener el corazón de verdad que Dios anhela, nosotros debemos tener sabiduría para cuidarnos de lo que vemos, oímos y hablamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario