jueves, 20 de mayo de 2010

. LA VIDA DE CRISTO: EL FRUTO DEL ESPÍRITU



¿A qué se asemeja en realidad el carácter de Cristo? ¿Cuál es la naturaleza de Su vida?

Se nos dice en 2 Corintios 3:18 que el Espíritu del mismo Señor será la fuente de nuestra nueva vida.

Pablo hace entonces una lista de las cualidades de la vida de Cristo con estas palabras: “El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, gentileza, bondad, fidelidad, mansedumbre y control de uno mismo” (Ga 5:22, 23).

El fruto del Espíritu es una hermosa imagen en palabras del carácter de Cristo. Cada fruto es una cualidad específica de Su vida, un aspecto de Su “ser”. Lo mismo se ve en la naturaleza. La luz blanca se descompone en todos los colores del arco iris cuando pasa a través de un prisma de cristal.

El fruto del Espíritu son los colores del arco iris de la vida de Cristo. El fruto del Espíritu habla de los hermosos aspectos de la vida de Cristo. Por lo tanto, podemos bosquejar el fruto del Espíritu como sigue:

1. Bendiciones Internas
a. El Amor: ser amorosos por dentro

b. Gozo: ser alegres por dentro

c. Paz: ser pacíficos por dentro
      
2. Bendiciones externas
a. Paciencia: pacientes con otros

b. Gentileza: gentiles con otros

c. Bondad: buenos con otros

3. Bendiciones Ascendentes
a. Fidelidad: fieles a Dios

b. Mansedumbre: humildes delante de Dios

c. Control de uno mismo: controlados por Dios

Uno ve prontamente que las “bendiciones” señaladas arriba se cruzan entre sí. Si somos amorosos internamente, seremos amorosos para con los demás y para con el Señor también.

No obstante, muestra cómo el fruto del Espíritu se extiende en todas las direcciones para llevar grandes bendiciones.

La lista superior incluye muchos de los rasgos importantes de la vida de Cristo, pero también hay otros. Pablo da estos nueve frutos como ejemplos para que los estudiemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario