domingo, 7 de marzo de 2010

LIDER


Usted puede no poseer aptitud para el liderazgo, pero a pesar de ello, bajo la dirección de Dios, puede convertirse en un líder. Piense ahora en las personas que Dios le ha dado para guiar. Si usted es un hijo de Dios, y siente un deseo ardiente de ser un líder, el deseo mismo es una garantía de Dios de que usted pueda llegar a serlo. Sera necesaria una disciplina inquebrantable para desarrollara las habilidades necesarias, pero usted puede superar su falta de aptitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario